Después de ver la relación clara entre el PIB y los residuos veamos el balance económico de éstos si los reciclamos o no.  Los ayuntamientos, por una lado reciben ingresos por los residuos reciclados mientras que por otro están pagando impuestos por los residuos no separados de manera correcta, la fracción rechazo que acaba en incineradoras o vertederos.

Los residuos que se depositan en el contenedor de la fracción rechazo, normalmente de color gris, no solo no reportan ningún tipo de ingreso, sino que además ocasionan unos costes añadidos. Al igual que en muchos países europeos, en Cataluña los residuos que van a incineradora y a vertedero deben pagar unos impuestos: 9 €/tonelada en el caso de la incineradora y 19 €/tonelada en el caso de vertedero (año 2015).

Además, se estima que los residuos y materiales que se envían anualmente a los vertederos europeos podrían tener un valor comercial total cerca de los 5.250 millones[1] de euros.

Los residuos no reciclados del contenedor gris pagan un impuesto en incineradoras y vertederos

Uno de los principales ingresos relacionados con los residuos de los ayuntamientos procede de la venta de papel y cartón del contenedor azul. En la mayoría de ayuntamientos existen convenios con gremios de recuperadores que compran este material a cambio de una compensación económica. Cabe resaltar que el proceso es muy transparente, con trazabilidad y bien organizado.

Cuanto más se recicla, más ingresos se generan a los ayuntamientos y a la vez se reducen gastos

También generan ingresos para los municipios los SCRAP (antes llamado SIG o sistema integrado de gestión) o Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor (entidades sin ánimo de lucro, aunque están gestionadas por las grandes empresas productoras). Según la ley, los productores de residuos tienen que hacerse cargo de los residuos que genera su actividad comercial, de acuerdo con el principio de quien contamina paga, que en el sector residuos también se considera la responsabilidad ampliada del productor. De una manera ordenada, transparente y eficiente estos productores se ponen de acuerdo con los ayuntamientos para asumir la recogida de residuos a cambio de unos ingresos económicos. Es decir transfieren su responsabilidad a cambio de un pago por los servicios prestados.

De todos modos, no olvidemos que estos ingresos suelen provenir de los clientes o ciudadanos que compramos estos productos, ya que las empresas han incluido en el precio final el impuesto que deben pagar por cada envase que ponen en el mercado. Entre estos SCRAPS destacan: Ecoembes (para envases de plástico, metal y mixtos), Ecovidrio (envases de vidrio), Ecopilas (pilas y acumuladores), Ambilamp (Bombillas y fluorescentes), OFIRAEE (aparatos eléctricos y electrónicos de los Puntos Limpios o Deixalleries), SIGRE (medicamentos), Signus (neumáticos). Los ingresos que aportan estas empresas a los ayuntamientos son variables, en el sentido de que cuanto más se recicla más se ingresa. Cabe añadir que muchos de estos ingresos -controlados y distribuidos por los SIG- no cubren los gastos que conlleva la recogida de los residuos.

ingresos costes residuos

A modo de resumen, se puede decir que los residuos que van a los contenedores de reciclaje no implican un coste directo al ciudadano y además generan unos ingresos a los ayuntamientos proporcionales a las toneladas de residuos reciclados. En cambio, los residuos no reciclados que acaban en vertederos o incineradoras no solo no producen un ingreso sino que además tienen que pagar unas tasas por su tratamiento.

Nos cuesta más el tratamiento de los residuos mezclados que el de los reciclados

El tratamiento de los residuos de la fracción rechazo o mezclados cuesta unos 89 €/tonelada,[2] mientras que si se depositan en el contenedor marrón para hacer compost tan solo cuestan 51 €/tonelada. El tratamiento de los residuos de los contenedores de papel, envases y vidrio no implica coste alguno a los ayuntamientos -ni a ciudadanos- ya que lo costean las empresas a través de los mencionados SCRAP.

¿Quieres saber más?

 El libro Stop basura. La verdad sobre reciclar, Alex Pascual, Mayo 2016

i ► Campaña del Ayuntamiento de Udaltalde: “¿Por qué tirar dinero a la basura?”

http://ut21.org/noticias_mas-c.php?id=609

i Páginas de los SIG

 https://www.ecoembes.com

http://www.ecovidrio.es/

http://www.ofiraee.es/

http://www.sigre.es/

http://www.signus.es/

http://www.ecopilas.es/ 

http://www.ambilamp.es/

[1]. “Being wise with waste: the EU’s approach to waste management,” Comisión Europea

 
[2]. Precio público por el servicio de tratamiento de residuos urbanos para su eliminación definitiva de la Diputación Foral de Bizkaia, Estudio del Ayuntamiento de Udaltalde

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.